CONTRA EL RACISMO Y LA XENFOBIA CRUZANDO EL MEDITERRÁNEO. UNA MIRADA SOBRE LAS MUJERES

El proyecto "Contra el racismo y la xenofobia cruzando el Mediterráneo" tenía como objetivo luchar contra los prejuicios y los estereotipos racistas mediante la creación de un espacio libre de intercambio de ideas y experiencias. Por supuesto, no todo el mundo experimenta el racismo de la misma manera dependiendo de su origen o color de piel, sin embargo, el racismo tampoco se percibe de la misma manera dependiendo del género. Las mujeres experimentan el racismo de forma diferente a los hombres. El proyecto también trató de poner en relieve este fenómeno.

La asociación española AIFED y su socio tunecino ONET / BRCV Sousse han buscado, a través de la organización de debates y actividades como la librería humana, dar voz a los jóvenes para que comprendan la experiencia que tienen del racismo.

En efecto, el racismo y el sexismo están vinculados porque se basan en el mismo razonamiento. El primero establece una jerarquía de una supuesta raza sobre otra, mientras que el segundo considera que existe una jerarquía de géneros. Por tanto, estas dos creencias se basan en una ideología común, una ideología de la jerarquía. Este vínculo también ha sido establecido por un estudio de la psicóloga Maite Garaigordobil de la Universidad del País Vasco en España, las personas sexistas son más propensas a tener un comportamiento racista, y viceversa.

En este sentido, el proyecto quiso dar especial importancia a las palabras de las mujeres que, en cierto modo, "acumulan" la discriminación. Por ejemplo, durante la librería humana se observó que las mujeres negras eran más propensas a sufrir insultos racistas y sexistas que los hombres negros. En efecto, las mujeres negras sufren un prejuicio sobre una sexualización supuestamente más avanzada que las mujeres de otros colores. Por lo tanto, están más sexualizadas y cosificadas que las demás. Esto se refleja en los insultos que sufren.

Como ejemplo, la diputada tunecina negra Jamila Ksiksi fue llamada a finales de 2019 "esclava" y "fea". Si uno se imagina que a un negro le llamen "esclavo", no se imagina que a un negro le llamen "feo". Vemos, pues, que a los prejuicios e insultos racistas se suman los prejuicios sexistas. Se trata, pues, de una doble lacra que hay que combatir con mayor vigor.

Al otro lado del Mediterráneo, en España, las personas negras o con velo también sufren discriminación. Sobre todo, en el sector de la vivienda, donde las personas negras o con velo o con un nombre que suene a extranjero tienen más probabilidades de que se les niegue el acceso a una vivienda de alquiler. Se sabe que los extranjeros suelen ser más pobres y tienen muchas más dificultades para convertirse en propietarios, por lo que dependen del alquiler. Además, las mujeres suelen tener hijos a su cargo, lo que hace que su situación sea aún más precaria si tienen dificultades para conseguir una vivienda.

 

Emilien Cazaban

2022: El Año Europeo de la Juventud

Año de la Esperanza

¿Qué es exactamente el Año Europeo de la Juventud? Un año dedicado a todos los jóvenes europeos para crear un futuro mejor con múltiples posibilidades de aprender, compartir su visión, viajar, conocer gente y participar en actividades en toda Europa y avanzar desde una perspectiva post-pandémica con confianza y esperanza.

¿Por qué hay un Año Europeo de la Juventud? El 15 de septiembre de 2021, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, anunció en su discurso sobre el estado de la Unión que 2022 sería declarado Año Europeo de la Juventud. La razón es que durante la pandemia del COVID-19, los jóvenes europeos se sacrificaron mucho por el bien de los demás. Por ello, ahora deben ser el centro de atención, con prometedoras perspectivas de futuro

Objetivos del Año Europeo de la Juventud:

Tener en cuenta las perspectivas e ideas de los jóvenes a la hora de tomar decisiones. Además, un plan de recuperación después de la pandemia abre nuevas oportunidades para los jóvenes en la Europa del futuro, como empleos de alta calidad, educación y formación. Y ayuda a los jóvenes ciudadanos a conocer mejor las oportunidades que tienen a su alcance a nivel de la UE, nacional, regional y local.

Los jóvenes en Europa:

Uno de cada seis europeos tiene entre 15 y 29 años y uno de cada tres jóvenes declara haber pasado dos o más semanas en el extranjero por motivos de trabajo, formación o educación. Además, la Unión Europea y la democracia son vistas positivamente por tres cuartas partes de los jóvenes. Pero la crisis de COVID-19 lo ha cambiado todo. Ha tenido un impacto significativo en los jóvenes, que han perdido puestos de trabajo y han experimentado un deterioro de su salud mental y emocional, y también ha aumentado el desempleo entre los jóvenes.

Oportunidades para los jóvenes:

A lo largo del año, la Comisión coordinará una serie de iniciativas. Esto se llevará a cabo en estrecha colaboración con el Parlamento Europeo, los Estados miembros, los gobiernos regionales y locales, las organizaciones juveniles y los propios jóvenes. Además de los exitosos programas de juventud de la UE, como Erasmus+ y el Cuerpo Europeo de Solidaridad, que han tenido un impacto en la vida de millones de jóvenes y que cuentan con presupuestos de 28.000 millones de euros y 1.000 millones de euros, respectivamente, para el actual periodo fiscal. Además, se están designando nuevos programas e iniciativas

designados para seguir ofreciendo oportunidades no sólo en la UE sino también en los países asociados. En los próximos meses se pondrá en marcha un nuevo programa denominado ALMA para apoyar la movilidad profesional transfronteriza de los jóvenes desfavorecidos.

Conclusión:

Después de casi dos años de una pandemia que ha golpeado especialmente a los jóvenes, ahora es un momento clave para que toda la juventud europea se involucre y participe en la creación de un futuro mejor, más verde, más digital e inclusivo en Europa. Así que, queridos jóvenes europeos, este es un año de esperanza y vosotros sois los que podéis dar forma al futuro de Europa, así que sed audaces, sed ambiciosos y pensad de forma innovadora.

 

Syed Hussain Abdul Hakeem

Fem’trepreneur

Fem’trepreneur

Nos gustaría contarte algo sobre el proyecto Fem’trepreneur

Desde hace un tiempo se ha permitido a las mujeres trabajar por sí mismas, si no trabajan, pueden ser dependientes de su marido, o de su padre. El acceso de la mujer al trabajo ha sido un primer paso para su emancipación. Sin embargo, desde el punto de vista económico, las mujeres siguen, en cierta medida, atrapadas bajo un techo de cristal. El problema es que faltan ejemplos de mujeres empresarias en los que otras mujeres puedan inspirarse. De hecho, el top 10 de los multimillonarios del mundo es 100% masculino. Además, hay muy pocas mujeres en posiciones de liderazgo en las empresas. Después de constatar esto, AIFED, con sus diversos socios, intentó aportar una solución a la siguiente pregunta: ¿Cómo se puede apoyar el papel de las mujeres como líderes y qué dirección se puede tomar?

De acuerdo con este propósito, AIFED apoya a la fundación Anna Lindh y coordina el proyecto de emprendimiento social para empoderar a las mujeres jóvenes "Fem'trepreneur", en colaboración con System and Generation (Turquía) y Center of Capacity Building and Empowerment (Suecia). El nombre del proyecto señala inmediatamente la acción del mismo.

El proyecto, ya finalizado, ha querido reunir a los países mediterráneos de la fundación Anna Lindh, ¡pero no sólo a éstos! También han participado India, Suecia y muchos más.

Se han organizado cuatro sesiones online. Todas las sesiones en línea han tomado diferentes formas: una conferencia llevada a cabo por AIFED, debates, uno sobre los estereotipos de género, implementado por el socio turco, y otro sobre la importancia de ofrecer ayuda específica a las mujeres, por el socio sueco, y también una mesa redonda moderada por AIFED. El objetivo de estas sesiones era debatir sobre las buenas prácticas en diferentes países, discutir los problemas a los que se enfrentan las mujeres empresarias y aportar soluciones.

Más concretamente, estas sesiones pretendían informar a las participantes de todos los programas existentes que podrían ayudarles a potenciar sus competencias empresariales, a luchar contra los prejuicios y estereotipos de género, a aumentar los sentimientos positivos y a empoderar a los jóvenes y a las mujeres mostrando ejemplos de mujeres empresarias que tuvieron un impacto positivo en la sociedad durante la crisis COVID19. Tanto las fundadoras de empresas como las presidentas de empresas sociales han sido invitadas a esta sesión para compartir sus experiencias con los participantes.

Además, al tratarse de un programa internacional, en las sesiones también se ha querido aumentar la colaboración entre los países que forman parte de la red de la Fundación Anna Lindh. La colaboración entre los países mediterráneos es una de las claves del éxito e interés del proyecto.  En efecto, la puesta en común de diferentes experiencias y buenas prácticas de los países de este consorcio puede llevar a desencadenar cambios en las políticas.

ESTRECOMP

Desafíos

Proyecto nº 2020-1-ES01-KA204-081988

El proyecto Estrecomp - Estrenando competencias emprendedoras – Entrecomp para adultos viviendo en zonas rurales, sigue avanzando con éxito.

El consorcio de este proyecto tiene como objetivo fomentar la actividad rural, así como las competencias empresariales y poder proporcionar a los educadores de adultos las herramientas necesarias y transferirlas al grupo objetivo del proyecto (mujeres, inmigrantes y personas con bajas cualificaciones).

Si bien es cierto que podemos observar un cierto aumento de las actividades empresariales en las zonas rurales reinventando la vida en el campo, ya que después de sufrir una pandemia, el futuro puede que no esté solo en las ciudades inteligentes. Sin embargo, ¿se les proporcionan las herramientas necesarias? ¿qué facilidades hay disponibles para aquellos que deseen poner en marcha un negocio en las zonas rurales, y si los interesados en emprender esta aventura empresarial fueran mujeres?

Para llevar a cabo nuestra investigación, el consorcio ha realizado entrevistas locales a mujeres que viven en zonas rurales en las cinco ciudades que pertenecen al consorcio. Los miembros del consorcio son los siguientes: AIFED (Granada, España); Austrian Association of Inclusive Society (Austria); Systeme in Bewegung e. V (Winsen, Alemania); Progetto Marconi (Turín, Italia) y European Alpe Adria Pannonia Cluster (Novi Sad, Serbia).

Tras la recogida de datos, se han podido establecer las dificultades, las necesidades, el apoyo necesario, así como las experiencias de estas mujeres y los beneficios que han obtenido una vez que han puesto en marcha sus proyectos.

En cuanto a las dificultades, la más mencionada es el obstáculo económico y burocrático. En segundo lugar, la falta de formación recibida y la poca accesibilidad a la información. Además, la mayoría de las mujeres entrevistadas mencionaron dificultades añadidas por ser mujer y empresaria en un mundo de hombres.

Entre las necesidades expresadas, la falta de financiación es el principal obstáculo para estas mujeres, seguido de la falta de apoyo de otros profesionales del sector. También destacan la falta de apoyo social en algunos casos, ya que estas mujeres realizan trabajos que siempre se han considerado masculinos. Sin embargo, otras mujeres entrevistadas nos cuentan cómo han servido de ejemplo para otras mujeres de sus comunidades, lo que les ha ayudado a continuar con sus proyectos.

Como principales beneficios del emprendimiento, destacan en primer lugar la posibilidad de aportar algo nuevo y positivo a la comunidad y los beneficios de vivir en una zona rural. Además, las mujeres recalcan la sensación de libertad una vez haber desarrollado sus negocios.

Desde AIFED, consideramos los valores socioculturales como elementos clave para superar cualquier disparidad y exponemos los beneficios que la sociedad obtiene al promover el desarrollo sostenible del medio rural.

EL PODER DE LAS HISTORIAS

El poder de historias

El proyecto "El poder de las historias", (2020-1-ES01-KA227-ADU-095529) coordinado por AIFED (España) y ejecutado con los siguientes socios: AUGUST VERMEYLEFONDS (Bélgica), CONTEMPORARY PLEVEN MEDIA FOUNDATION (Bulgaria) y EYROPAIKO INSTITOYTO TOPIKHS ANAPTYKSHS (Grecia), tiene como objetivo utilizar el poder de las historias para fomentar la creatividad y desarrollar las habilidades de resiliencia en los adultos, así como la capacidad de encontrar soluciones innovadoras para diferentes retos.

La narración de historias es una forma de arte antigua y una valiosa forma de expresión humana. Utiliza palabras, gestos y movimientos físicos, es una forma interactiva de comunicación, presenta una historia y fomenta la imaginación activa de los oyentes.

Contar historias nunca pasa de moda, nuestra mente necesita la narración y las historias nutren nuestro cerebro de ideas, valores y creencias. Pueden influir en gran medida en nuestra forma de pensar, de tomar decisiones y de persuadir a los demás con nuestras ideas.

En realidad, las historias son la forma más eficaz de organizar la información y difundir las ideas, es una poderosa forma de comunicación y es una metodología que debe enseñarse a los jóvenes ya que puede impactar realmente a las personas y permite desarrollar nuevas habilidades de comunicación y persuasión.

Las historias tienen propósitos, tienen que ser relevantes para las experiencias, valores e intereses de la audiencia a la que van dirigidas. Tienen que ser claras e interesantes para captar los oídos del oyente.

Cuando se cuenta una historia al público, se moviliza todo el cerebro.  No sólo las áreas lingüísticas o matemáticas, sino también los centros emocionales y de la memoria (sistema límbico); si no también las áreas asociadas a las percepciones sensoriales y motrices, por lo que el cerebro de tu audiencia activa las mismas áreas que si estuviera viviendo los acontecimientos narrados. El uso de la narración es la mejor manera de hacer que la gente tenga en mente lo que quieres decir y de lo que quieres hablar y, como consecuencia, convencer a tu audiencia y hacer que se relacione contigo.

AIFED apoya realmente esta herramienta de comunicación y cree en el poder de las historias y de la narración, por lo que el equipo siempre está trabajando en metodologías innovadoras y tiene como objetivo promover el uso de la narración en el ámbito educativo. Este proyecto promueve la narración y la importancia de las historias.

Las historias son importantes ya que son universales, por eso AIFED pretende promover las prácticas de narración, nos ayudan a entender nuestro lugar en el mundo, a comprender las perspectivas de otras personas, nos dicen cómo actuar con sabiduría y dan forma a nuestra perspectiva del mundo. Escuchar a los demás contar nuestras historias también fomenta la empatía, forja la confianza y crea conexiones más profundas. También es una forma muy eficaz de unir las emociones con el significado y la intención.

Emma Revillet