MARIANA PINEDA: HEROÍNA DE SU TIEMPO, HEROÍNA DE NUESTRO TIEMPO

Por Marta Buono

En el marco del Proyecto Erasmus+ MUTUAL SHARE WOMEN CARE, hemos visitado el CENTRO EUROPEO DE LAS MUJERES MARIANA PINEDA con el objetivo de presentar las actividades que llevará a cabo nuestro proyecto. Mariana Pineda fiue una mujer de su tiempo empoderada y libre, y nos ha parecido un modelo de referencia para tantas mujeres europeas que están sometidas a situaciones de maltrato.

En un informe de 2019 creado por la ONU Mujeres, l’organización de las Naciones Unidas dedicada a promover la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres, se pueden leer cifras desarmadoras sobre violencia de género. Para dar ejemplos:

  • Hasta el 35 por ciento de las mujeres de todo el mundo ha experimentado violencia física y/o sexual por parte de un compañero sentimental durante su vida (en algunos países la cifra aumenta al 70%);

  • Se calcula que 87,000 mujeres fueron asesinadas globalmente en el 2017, más de un tercio (30,000) por su actual o expareja;

  • Al menos 200 millones de mujeres y niñas entre 15 y 19 años de edad han sufrido la mutilación genital femenina.

Estos y otros datos muy serios de muchos otros tipos de violencia de género (el informe completo se puede encontrar en el siguiente link: https://www.unwomen.org/es/what-we-do/ending-violence-against-women/facts-and-figures) nos muestran cómo este fenómeno es un problema real, aunque a menudo oculto, tanto en los países más desfavorecidos como en los países más ricos, donde tendemos a pensar que este tipo de evento es la excepción (y en cambio es la norma).

En este contexto, nos parece muy importante recordar todas las personalidades cuya vida se ha caracterizado por la oposición mostrada no solo a este tipo de violencia, sino a todas formas de privación de la libertad individual.

La figura de Mariana Pineda Muñoz, que será recordada y celebrada por la ciudad de Granada el 26 de mayo, es uno de los ejemplos más importantes en nuestro país, emblema de la oposición entre absolutismo y liberalismo en un período muy complejo de la historia española: representa, de hecho, la lucha por la igualdad y la libertad durante la Restauración llevada a cabo por Fernando VII durante la primera mitad del siglo XIX.

Su historia comienza en el 1804, cuando nació de un padre de origen aristocrático, Mariano Pineda Ramírez, capitán de navío de la Armada, y una madre de origen humilde, María de los Dolores Muñoz y Bueno. Ellos nunca se casaron; el padre, debido a su enfermedad crónica, firmó un documento que garantizaba a la madre todos los derechos con respecto a la hija. Poco tiempo después, Don Mariano denuncia a la madre por robo, la cual intenta escapar con su hija, pero es arrestada y obligada a entregar al niña al padre.

Al encontrarse huérfana, desde los quince meses de edad, crece con su tío paterno, José Pineda, el cual traspasó sus responsabilidades de tutor. Mariana se casó con 15 años con Manuel de Peralta y Valle, quince años mayor, liberal perteneciente a la logia masónica y próximo al círculo constitucionalista del conde de Teba, y de quien tuvo dos hijos en los siguientes dos años: José María y Úrsula María. Después del final de su matrimonio, cuando falleció su esposo en 1822, continuó frecuentando los ambientes liberales, oponiéndose firmemente a la restauración del absolutismo por Fernando VII.

En esta Granada, llena de conspiraciones y persecuciones de los liberales, que continúan trabajando por restaurar la Constitución, en 1831 la lucha de Mariana contra el sistema absolutista llega a su punto culminante: se convierte en un intermediario para los exiliados en Gibiliterra, escondiendo a los buscados en su hogar y organizando el escape de Fernández Álvarez de Sotomayor, un primo suyo comandante del Ejército condenado a muerte.

El 18 de marzo de 1831 la policía irrumpió en su domicilio, el número 6 de la casa 77 de la calle del Águila en Granada, donde encontró una bandera bordada para los insurgentes, con tres palabras escritas en ella: “Ley, Libertad, Igualdad”.

Mariana intentó escapar en varias ocasiones, y siempre se negó a traicionar a sus presuntos cómplices. Esto condujo a su encarcelamiento en el convento de Santa María Egipciaca y, después de un juicio muy largo, a la pena máxima.

A pesar de la posición contraria del pueblo de Granada, que apoyaba vívidamente la causa de Mariana, y a pesar de las manifestaciones que tuvieron lugar a su favor, Fernando VII emitió la sentencia de muerte. El 26 de mayo de 1831, con solo 26 años, Mariana Pineda fue ejecutada en Campo del Triunfo en Granada, convirtiéndose para la gente de entonces y de hoy en víctima y mártir.

Su vida, como su muerte, fue un himno a la libertad individual. Libertad que todavía estamos buscando hoy, y que anima la búsqueda de un mundo más justo y unido.

Para aprender más sobre la historia de Mariana Pineda es posible visitar el Centro Europeo de las mujeres Mariana Pineda, situada en Calle Águila 19, en Granada, domicilio de Mariana en 1831, cuando fue apresada y acusada de conspiración. Este Centro, puesto en funcionamiento por el Ayuntamiento de Granada, es la Sede del Consejo Municipal de la Mujer, y es abierto a las mujeres de la ciudad como lugar de encuentro, centro de estudios, foro de debate y proyectos, con el objetivo final de acabar con la desigualdad de género.

El horario de apertura es de lunes a viernes de 10:00 a 13:30 y de 17:00 a 21:00 horas (en julio y agosto no abre por la tarde).

Una gran sala de exposiciones en la planta baja remonta y describe la vida de Mariana en todos sus aspectos y de una manera muy vívida, con la ayuda de objetos que se remontan a ese período y a su vida, útil para entender tanto el contexto histórico como la personalidad de la heroína.

También hay una sala de documentales, ubicada en el antiguo patio de la casa, donde las colecciones bibliográficas presentes nos permiten de profundizar en la figura de Mariana y en el movimiento liberal en Granada.